Compromiso de consultar a la militancia los acuerdos de gobierno 3


Esta tarde he mantenido un encuentro con militantes en Castellón. Un placer haberme encontrado con tantos compañeros y compañeras socialistas para anunciar mi compromiso de consultar a la militancia los acuerdos de gobierno.

Compromiso de consultar a la militancia los acuerdos de gobierno

Me comprometo a incluir en los estatutos del partido la obligación de consultar a la militancia sobre los acuerdos de gobierno

Esta tarde hemos estado en Castellón, rodeados de centenares de personas ilusionadas, de muchos amigos y amigas como Paco Gil, Odón Elorza, Zaida Cantera, o Amparo Marco, esa fenomenal alcaldesa socialista que tiene la capital castellonense.

He sentido su calor, su fuerza, cada día que pasa nuestra ilusión crece. En Castellón he visto representadas distintas generaciones de socialistas: hombres y mujeres que se afiliaron en la clandestinidad y en la democracia; socialistas de corazón, con o sin carnet; militantes de base, cargos orgánicos e institucionales…Todos formamos parte del PSOE plural y diverso, abierto y participativo que estamos llamados a recuperar.

Quiero desde aquí daros las gracias por haber acudido a la cita. Gracias a las plataformas, a todos los militantes. Gracias por vuestra movilización, gracias por transformar la decepción y la frustración que hemos sentido los socialistas, en esperanza.

El pasado sábado en Dos Hermanas (Sevilla) dijimos que la militancia presentaría su candidatura al próximo Congreso del partido y así lo hicimos. Hemos estado en Castellón y seguiremos sin parar. Quiero deciros, muy brevemente, por qué hemos dado un paso al frente:

En primer lugar, porque el socialismo es incompatible con la resignación. Vivimos tiempos de compromiso, tiempos de hablar claro. En mi caso, no soy el mismo de hace tres años. Tengo más experiencia y más ganas que nunca. Como vosotros, estoy dispuesto a dar lo mejor de mí mismo para que el PSOE renazca y dé una esperanza a millones de progresistas españoles, que saben que la fuerza del PSOE es la fuerza de la izquierda. Que sólo un PSOE fuerte podrá poner fin a los gobiernos de la derecha.

En segundo lugar, hemos dado el paso porque sabemos que éste será un Congreso decisivo. A ningún socialista se le escapa que el PSOE está ante una encrucijada. Hay dos caminos, solo dos. Por un lado está el camino emprendido en muchas ciudades y autonomías de España, el camino que nosotros defendemos, la alianza entre las fuerzas progresistas con el PSOE como vertebrador del cambio; y por otro lado está el camino emprendido por la Gestora y quienes la apoyan, y que ha dejado al socialismo español en tierra de nadie. Nosotros damos un paso al frente porque lo tenemos claro: no renunciamos a ser el partido del cambio en España.

Armados siempre con nuestros principios, deberemos liderar las respuestas a los desafíos de la Globalización: la digitalización de la economía, que crea pero sobre todo destruye empleos; la lucha contra el paro, en especial el de larga duración, que afecta a millones de personas mayores de 40 años; el empleo de nuestros jóvenes; la desigualdad generacional, territorial y de género; el cambio climático y las migraciones; el terrorismo internacional y el crimen organizado; la búsqueda de la paz en conflictos que se enquistan; la mejora de nuestros sistemas democráticos; la fiscalidad justa y el fin de los paraísos fiscales; la integración de la diversidad en sociedades plurales…

Encuentro militantes PSOE Castellón

La respuesta no es ninguna “gran coalición”. La gran coalición no solo va contra el ser y la historia del socialismo, sino que lejos de frenar al populismo lo ha alimentado.

Otra razón por la que hemos dado un paso al frente, es porque no aceptamos la vieja fórmula de resolver el liderazgo de la organización sin votar, por arriba, con una candidatura única. Quienes no fueron escuchados sobre la abstención al PP, los militantes, esta vez harán escuchar su voz votando.

Todos los socialistas queremos la unidad, pero la unidad sólo se construirá sobre el voto de la militancia. La unidad la darán las urnas. Nosotros queremos unir al PSOE, para luego unir a todas las fuerzas del cambio y derrotar a la derecha.  Os quiero dar mi palabra: si gano las primarias exigiré la misma lealtad que me exigiré a mí mismo si pierdo. No respetar al secretario general es debilitar al PSOE, dar armas a la derecha política y mediática.

Otra poderosa razón por la que hemos dado un paso al frente, es porque queremos un PSOE donde la militancia decida. Nuestra historia está personificada en grandes líderes, pero la historia la hacen los militantes. La sanidad pública, la dependencia, las pensiones, la igualdad de género y la educación pública, hoy son una realidad porque la militancia, acompañada por la sociedad progresista de este país, se movilizó para ello. Los y las militantes son el corazón de la organización, quienes hacen posible el cambio. Quiero reivindicar el trabajo de tantos militantes durante estos meses, porque las movilizaciones, las asambleas, las resoluciones y las plataformas, han logrado que el PSOE siga siendo el PSOE. La militancia ha logrado que nadie olvide que el PSOE es de sus militantes.

Encuentro militantes PSOE Castellón

Hace dos años dije que sería un secretario general volcado en la militancia y creo que, modestamente, cumplí. En mis dos años como secretario general logramos grandes avances en la democracia interna de nuestra organización. En lo que se refiere a democracia interna, fui el primer secretario general elegido directamente por la militancia. Y ese procedimiento de Primarias está garantizado en esta ocasión,  porque lo incluimos en los estatutos del partido. Celebramos la primera consulta a la militancia de nuestra etapa democrática, fortaleciendo la democracia participativa y recuperando una histórica tradición impulsada por nuestro fundador, Pablo Iglesias. Por ello, quiero anunciaros como primer compromiso de nuestra candidatura: incluir en los estatutos del partido la obligación de consultar a la militancia de los acuerdos de gobierno. Tal y como hicimos en 2016.

He optado por resumir, a modo de decálogo el PSOE en el que creo, en el que queremos tantas personas que nos hemos sumado a este proyecto. Un proyecto que se tiene que ir completando y complementando con la participación de todos y todas:

Primero: un PSOE autónomo, libre de injerencias.

Es evidente que hay poderes que desean un PSOE subalterno de la derecha, poderes que harán todo lo posible porque el proyecto que representamos, no llegue a buen puerto. No lo tendremos fácil, será duro. Pero, ¿cuándo lo hemos tenido fácil los socialistas?

A esos poderes les digo que a los socialistas nadie podrá callarlos. Nadie podrá decirnos cómo tenemos que pensar, nadie podrá cambiar nuestras ideas. Nadie podrá impedir que nuestros sueños y nuestras ilusiones cambien las cosas de verdad. Nadie podrá, porque la militancia es la fuerza del nuevo socialismo.

Segundo: un PSOE que vuelva a ser la fuerza del cambio.

Nos digan lo que nos digan, en lo fundamental nada ha cambiado tras haber facilitado el gobierno a Rajoy. La máquina de precariedad, devaluación salarial y despidos masivos que es la reforma laboral, sigue en vigor.

La educación, la sanidad, las pensiones, la dependencia y las políticas de igualdad continúan infrafinanciadas, mientras siguen sin publicarse los nombres de los defraudadores de la amnistía fiscal. Por eso no podemos apoyar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de Rajoy.

Nada ha cambiado: quien gobierna hoy España es el mismo partido que con una mano ha robado a los españoles, mientras con la otra ha recortado sus derechos y sus libertades.

Nosotros lucharemos por recuperar la naturaleza del PSOE. Somos socialistas y somos la alternativa al PP, no sus subalternos.

Tercero: un PSOE de izquierdas.

No existimos para corregir o aliviar las políticas neoliberales, sino para superar sus políticas, para transformar la realidad y crear sociedades más justas, libres y democráticas. Por eso somos socialistas.

Somos un partido que siempre ha tenido la virtud de combinar utopía y realismo para seguir siempre avanzando. Nosotros no somos un partido de centro, somos un partido de izquierdas en el que se sienten reconocida la mayoría social de españoles progresistas.

Cuarto: un PSOE plural y de liderazgos compartidos.

Queremos dirigentes con dedicación exclusiva a su tarea política, sin posiblidad de que existan conflictos de intereses. Cuando fui  presidente del grupo parlamentario socialista, a diferencia del PP, aprobamos la dedicación exclusiva de los/as diputados socialistas. Es decir, apostamos por el PSOE de un militante un cargo.

Representantes con dedicación exclusiva y también con limitación de mandatos.

Quinto: un PSOE coherente y creíble.

Que cumple con la palabra dada. Y si decimos NO a Rajoy, votamos NO a Rajoy. Si decimos SÍ al cambio, hacemos todo lo posible porque se produzca ese cambio.

Sexto: un PSOE que sea la fuerza que vertebra España. 

Es un tremendo error que se debiliten los lazos de hermandad entre el PSOE y el PSC y no lo permitiremos. Los/as socialistas catalanes tienen derecho a votar, nadie puede negárselo; ni tampoco obligarles a “rogar” su derecho, como parece que se están planteando desde la gestora, lo que no es sino un procedimiento impropio y humillante.

Debemos reafirmarnos en nuestra convicción de que hay que recuperar la naturaleza del PSOE, su vocación de unir a los pueblos de España y para eso necesitamos más que nunca la unidad, trabajar codo a codo con el PSC.

Desde Castellón, en nombre de tantos socialistas, he enviado un abrazo fraternal al PSC. A los/as socialistas catalanes les damos nuestra palabra de que pronto, a partir del mes de Junio, recuperarán su pleno derecho a participar en las decisiones y la vida orgánica del PSOE, con voz y voto, sin necesidad de que nadie se lo regatee.

Séptimo: un PSOE que sea el partido referencial del feminismo y el ecologismo, del federalismo y laicismo, internacionalista, de la cultura y de la pluralidad.

Queremos al PSOE de la ejemplaridad, la transparencia y el gobierno abierto. Que potencie las agrupaciones en el exterior. Que no olvide la Memoria Histórica.

Octavo: un PSOE donde la militancia decida.

Creo, creemos en un PSOE donde las direcciones ejerzan su mandato representativo con legitimidad plena, pero en el que los militantes no se limiten a votar a sus ejecutivas cada cuatro años. Un PSOE que equilibre la ejecutividad con la participación plena de la militancia. Un PSOE en el que no se reproche a la militancia su participación, sino que se valore precisamente eso; un PSOE donde la militancia es mayor de edad.

Por eso reitero mi compromiso de incluir en los estatutos del partido la obligación de consultar a la militancia de los acuerdos de gobierno. Tal y como hicimos en 2016.

Noveno: un PSOE que sea el partido de los jóvenes.

En alianza con las Juventudes Socialistas, daremos respuesta a los problemas y necesidades de los/As jóvenes, construiremos un futuro país de empleo decente y con la solidaridad intergeneracional que demandan.

Décimo: un PSOE unido.

El voto de la militancia construirá la unidad del partido. Nuestro objetivo es claro: unir al PSOE para unir a las fuerzas del cambio y derrotar a la derecha.

Os animo a que debatamos y defendamos nuestras ideas con convicción y con el respeto que nos debemos. Nunca un socialista será mi adversario, siempre he tenido claro que mi adversario se llama Partido Popular y los poderes que lo sustentan. De mi boca sólo escucharéis propuestas.

Aprovechemos las primarias para fortalecer nuestro partido y con ello a la democracia española. Somos socialistas. Demos una lección de respeto y compañerismo, de democracia y libertad, de autonomía política y de dignidad.

Muchas gracias, te espero conmigo en esta apasionante lucha


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 Comentarios en “Compromiso de consultar a la militancia los acuerdos de gobierno

  • Mariano de la Rosa

    Comparto, apoyo y asumo la participación y compromiso que anuncias debe tener la militancia: La militancia debe participar en la elaboración del programa -proyecto del partido- y defenderlo con unidad -como una piña-. Y matizo: Una vez alcanzado el gobierno (la sociedad aprueba ese proyecto) los militantes, entiendo, lo que deben hacer es vigilar, controlar y verificar que se gobierna para conseguir los objetivos del proyecto y asegurar que no se defrauda ni a los electores ni a los militantes.