Con Rajoy en el gobierno, la corrupción será la historia de nunca acabar


No vamos a apoyar lo que queremos cambiar. En Vilagarcía de Arousa insistí en la necesidad de echar al Partido Popular del gobierno. Hay que desterrar de la política la corrupción y la mentira. Con Rajoy en el gobierno, la corrupción será la historia de nunca acabar y la única manera de que no haya más Bárcenas, Matas, Camps, Granados o Ritas Barberá es mandar al Partido Popular a la oposición.

El PSOE es la alternativa al Partido Popular. Hice un llamamiento personal al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y al de Ciudadanos, Albert Rivera: Que lo piensen de verdad, que lo piensen bien, que somos 14 millones de españoles, somos tres partidos y la posibilidad de hacer un gobierno con tres causas: desigualdad, acabar con la corrupción y crear empleo digno. Merece la pena. El PSOE trabajará por lograr un gobierno limpio, justo, social, creíble y dialogante.

Tras dos elecciones, el único partido que ha asumido sus responsabilidades es el Partido Socialista mientras Mariano Rajoy y el Partido Popular han sido incapaces de articular una mayoría para gobernar y los nuevos prometían regenerar la vida política, pero desde diciembre no se les ha vuelto a ver hablando ni dialogando y con sus vetos cruzados bloquean la regeneración de la política española.

El Partido Socialista, mientras tanto, tiene que enfrentarse a otros adversarios, que ahora también asoman en la campaña gallega y en la vasca, como las encuestas. Yo pienso que los vaticinios se vencen yendo a votar. El futuro en democracia no está escrito, depende de nuestro voto y si los socialistas y los progresistas votáis por el único partido que puede llevar adelante el cambio, el PSOE, Feijóo se irá a la oposición. Porque hay una mayoría social que quiere cambiar, que no acepta cuatro años más de lo mismo, y solo el PSOE puede cambiar Galicia.

En Marea ha pasado de ser una suma de ideas a ser una suma de decepciones en los municipios que gobierna. Solo el PSOE puede garantizar a Galicia salir de la parálisis. Si Xoaquín Fernández Leiceaga es el próximo presidente de la Xunta, defenderá los intereses de los gallegos. Una de las primeras medidas que emprenderá será la de quitar el cartel de ‘se vende’ a la sanidad pública. Un Leiceaga comprometido frente a  Feijóo. Decir Rajoy es decir Feijóo y decir Feijóo es decir Rajoy porque, a Rajoy solo le interesa su sillón y en eso coincide con Feijóo, al que solo le interesa el sillón de Rajoy. Por eso animé a los asistentes al mitin de Vilagarcía de Arousa a sentir los colores esta última semana de campaña para que el cambio empiece en Galicia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *