El PSOE votará en contra de Rajoy por coherencia, por el compromiso con nuestros votantes y por el bien de España 2


El grupo parlamentario socialista votará en contra de su candidatura a la presidencia del Gobierno. Y lo vamos a hacer con total y absoluto convencimiento, por coherencia con nuestro ideario político, por el compromiso adquirido con nuestros votantes y por el bien de nuestro país. Porque España necesita con urgencia un Gobierno; no un mal Gobierno.

Durante mi intervención inicial en el debate de investidura, me dirigí a Mariano Rajoy para decirle que España necesita un Gobierno que haga posible una recuperación económica justa; que recupere el derecho a un trabajo digno; que devuelva a la sanidad pública, a la educación, a las pensiones, a la dependencia el indispensable compromiso público. Que persiga, castigue e impida la extendida corrupción política instaurada en torno suyo y que su mal Gobierno con evidente alevosía ha amparado y protegido durante estos años.

Ocho meses después, el señor Rajoy ha cumplido con su responsabilidad de exponer su programa político y solicitar la confianza de la Cámara. Ocho meses durante los cuales el señor Rajoy, el hoy candidato, ha mantenido un comportamiento, a nuestro juicio, irresponsable para con la democracia y sus instituciones y ha convertido el debate en la crónica de una derrota anunciada porque ni siquiera ha intentado repetir el pacto que le permitió obtener la presidencia del Gobierno.

Miren, para conseguir la presidencia de esta Cámara, el Grupo Parlamentario Popular no tuvo problema en alcanzar un acuerdo con otras fuerzas parlamentarias de este Congreso. Sin embargo, ni siquiera ha intentado repetir ese pacto para mantener su continuidad como presidente del Gobierno. Porque ese es su único interés real, señor Rajoy, tratar de mantenerse usted, como sea, en la presidencia del Gobierno. Y para esa pretensión, lo cierto, lo real, lo serio, es que usted no cuenta con el apoyo suficiente.

El señor candidato trae bajo el brazo un acuerdo con otra fuerza parlamentaria, insuficiente para sacar adelante su candidatura. Un acuerdo del que, supongo, usted estará avergonzado. Le recuerdo cómo calificó el pacto que se presentó en esta Cámara hace unos meses. Decía usted, señor Rajoy, que aquel acuerdo no era más que “una representación teatral y altisonante. Me refiero a la solemnísima firma de un acuerdo de limitada relevancia -continuaba usted diciendo- que nos hacía pensar que estábamos ante una página histórica de dimensiones solo comparables al Pacto de los Toros de Guisando”.

Irresponsabilidad, sí, por parte del señor candidato al fijar este debate en una fecha tal que una eventual repetición electoral se produciría el 25 de diciembre. Señor Rajoy, usted cae en el maniqueísmo de o “usted o el caos”. Por fortuna para la política española, hay vida más allá del señor Rajoy. Con todo, y en todo caso, es este un chantaje en toda regla que ha contado con la complicidad de la presidenta del Congreso incumpliendo con su deber de defender la independencia del poder legislativo, incluso, de las tropelías del señor Rajoy.

Nuestro “no” contiene muchos “síes”, señorías. El sí a un país libre de la correa de la corrupción, el sí a jueces y fiscales independientes con recursos para luchar contra la corrupción, el sí a que corruptor y corrompido entren en prisión y devuelvan lo robado, el sí a medios de comunicación públicos independientes, sí a convertir el Parlamento en el centro de la vida pública; sí a políticos con bolsillos de cristal, sin sobresueldos ni tampoco sueldos en sobres; sí a la ejemplaridad pública, sí al diálogo y sí a la reconciliación de los españoles con la política digna y con sus instituciones.

En España han pasado muchas cosas durante estos últimos cuatro años para no olvidarlas, para no pensar que no hubieran sucedido. No es defendible que un presidente de Gobierno que ha aplicado políticas antisociales y que al mismo tiempo es presidente de un partido, el primer partido político en la historia de nuestra democracia imputado por corrupción, pueda ser el orientador de la regeneración democrática que nuestro sistema político e institucional necesita. Y mucho menos la persona que quebró el Pacto de Toledo, que impuso una contrarreforma educativa, quien encabece un Gobierno que reconstruya  esos acuerdos. Sencillamente, señor Rajoy, usted no tiene ninguna credibilidad. Y de eso estamos hablando en el debate de investidura.

Pretenden ahora explicarnos que no tenemos más remedio que apoyar su Gobierno, puesto que el programa que nos proponen es un acuerdo básicamente idéntico al que alcanzamos con Ciudadanos hace unos meses.

Miren, el pacto que el PSOE suscribió con Ciudadanos y para el que pedimos el apoyo del conjunto de la Cámara solo tenía una dirección: el cambio de Gobierno, el cambio de políticas y el cambio de quien preside ese Gobierno. El pacto suscrito por el PP y Ciudadanos tiene un sentido contrario: que es preservar al señor Rajoy como presidente del Gobierno y perseverar con sus políticas. Hay poco más que hablar. Nosotros defendemos cambiar al señor Rajoy y estamos en contra de su continuidad. Así de sencillo. Por eso vamos a votar en contra de su candidatura.

Si la legislatura en la que gobernó con mayoría absoluta fue la legislatura del absolutismo, ésta, en el caso de que cediéramos a sus presiones, sería la legislatura del chantaje.

Lo que España realmente necesita no son cuatro años más de Gobierno de Rajoy. Y colaborar a ello es uno de los actos de más responsabilidad que un político pueda hacer en nuestros días.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “El PSOE votará en contra de Rajoy por coherencia, por el compromiso con nuestros votantes y por el bien de España