El único que está bloqueando el cambio es Pablo Iglesias al votar en contra de mi investidura


Es tan poderoso lo que podemos hacer las tres fuerzas del cambio, si nos juntamos y ponemos fin al gobierno de la vergüenza, al gobierno de Mariano Rajoy, que yo no voy a tirar la toalla. En Málaga reiteré que mantendré mi mano tendida hasta el último minuto de la legislatura para poner fin a Rajoy como presidente del Gobierno. Lo peor para el país es que se repitan las elecciones y se le dé una segunda oportunidad a Rajoy, algo que ocurrirá si Pablo Iglesias no cambia su actitud. Ayer Soria enseñó el camino a Rajoy y el único que está bloqueando el cambio es Pablo Iglesias al votar en contra de mi investidura.

No sé si Iglesias vivirá mejor con Rajoy en el gobierno, pero los millones de indignados que votaron a Podemos, no. Que el señor Iglesias no se equivoque. Podemos no es el adversario de los socialistas porque nuestro adversario se llama desigualdad, corrupción y falta de oportunidades.

En un encuentro con militantes en Málaga, volví a hablar de la importancia de un gobierno del cambio ejemplar, porque las tres fuerzas del cambio juntas podemos sacar a España de la desigualdad, el enfrentamiento entre territorios y la corrupción en la que nos ha metido el Partido Popular. Un Partido Popular con una historia de corrupción que es como una serie policíaca: cada semana hay un nuevo capítulo.

Primero el interés general, antes que los sillones. Nosotros queremos gobernar porque nuestros sillones son la educación, la sanidad y el empleo. Tenemos que hablar de lo que nos une y no de lo que nos separa. Vuelvo a proponer a Podemos sentarnos en el Congreso a discutir las medidas que no les gustan, pero pongamos en marcha el resto de medidas del pacto  con Ciudadanos a través del gobierno del cambio.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *