Hoy estamos más cerca del gobierno del cambio que de repetir las elecciones


Tras la reunión de dos horas con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, aseguré que, con todas las cautelas y todas las dificultades, hoy estamos más cerca del gobierno del cambio que de repetir las elecciones.

En la rueda de prensa posterior a la reunión en el Congreso, constaté que ahora se vislumbra una opción para que pueda haber un gobierno de cambio, progresista y reformista en España, y que ambos partidos, PSOE y Podemos, compartimos dos objetivos: no queremos repetir las elecciones y queremos poner fin al gobierno de Mariano Rajoy y del Partido Popular.

El principal avance que se ha producido en el día de hoy es que por fin, después de 100 días negociando, el señor Iglesias y Podemos han dicho sí a entrar en una negociación con el Partido Socialista y Ciudadanos. Por fin nos vamos a sentar las fuerzas del cambio a construir un programa de gobierno de cambio.

El cambio político en España solo se puede construir en base a las tres formaciones políticas que representan el sentir mayoritario de los españoles que quisieron votar cambio el 20 de diciembre. Por tanto, ni vía 161 ni vía 131, la vía que el Partido Socialista ha propuesto es la vía 199, que es la suma de PSOE, Ciudadanos y Podemos.

Durante el encuentro, trasladé a Iglesias que una condición necesaria es que de lo que se hable sea del acuerdo que construimos el PSOE y Ciudadanos, porque fue aprobado por un 80% de la militancia del PSOE, es el programa de investidura con el que me presenté hace unas semanas y ofrece soluciones centradas, progresistas y reformistas a los principales problemas que tiene al ciudadanía española. También, porque soy un hombre de palabra y todo acuerdo tiene que respetar el acuerdo con Ciudadanos.

La cuestión ahora es cómo materializamos ese gobierno, y ahí es donde está la discrepancia con el partido del señor Iglesias. Una discrepancia que, en todo caso, podemos salvar mediante el diálogo y la negociación que tenga lugar en las próximas semanas.

En ese sentido, planteo abordar en la mesa a tres cuáles de las 200 medidas, o de las 300 o 400 que puedan surgir, podemos acordar las tres formaciones políticas, en materia de regeneración, desigualdad, recuperación de derechos o modernización de la economía, y ese gobierno las pondrá en marcha. Por otro lado, aquellas medidas en las que discrepemos llevémoslas al Parlamento y allí todas las fuerzas políticas podremos acordar cuál es la posición mayoritaria.

Hagamos en esta legislatura lo que nos han dicho los españoles que hagamos: convertir al Congreso en el verdadero gobierno, es decir, hacer un Gobierno parlamentario, porque con independencia de cuál sea la formulación del Gobierno, PSOE, Ciudadanos y Podemos son fundamentales.

A mí, la composición del futuro gobierno no me parece trascendental, ya que la formación de un gobierno parlamentario implicará el que siempre los grupos parlamentarios del cambio -estén o no en el gobierno- van a influir en su acción, ya que solamente así podremos sacar adelante leyes. Esa es la vía 199.

En cualquier caso, la materialización del gobierno del cambio debe ser la última estación de una vía que tiene que recorrer algunas estaciones previas que tienen que ver con los contenidos y las soluciones y en esos contenidos y soluciones estoy convencido de que PSOE, Podemos y Ciudadanos tienen mucha materia en común.

Respecto al hecho de que Iglesias haya dicho que renuncia a entrar en el Gobierno, contesté que él se propuso solo y él se excluye solo, porque el PSOE no ha vetado a nadie. Si alguien se propone y se excluye solo es su responsabilidad. Lo que ocurre es que Pablo Iglesias se ha dado cuenta de que cometió un error y lo ha corregido.

La reunión se celebró en un tono cordial y cálido y yo quiero destacar el cambio de actitud en la relación entre Pablo y yo, que en mi opinión, es una buena noticia para España y para las fuerzas de izquierdas.

Me preguntaron también por la decisión que tomará el Comité Federal del próximo sábado sobre la fecha del Congreso socialista. Expliqué que el Comité Federal no pondrá fecha al Congreso, sino que fijará el criterio para que no se celebre hasta que se constituya el gobierno.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *