Encuentro en Ibiza: Queremos ganar las primarias, para después acabar con la condena de cinco largos años de corrupción, precariedad y recortes


Intervención de Pedro Sánchez Pérez-Castejón en su encuentro con militantes del PSOE en Ibiza.

Queremos ganar las primarias, para después acabar con la condena de cinco largos años de corrupción, precariedad y recortes

Queremos ganar las primarias, para después acabar con la condena de cinco largos años de corrupción, precariedad y recortes

Ayer por la mañana, la ciudad de Madrid rendía por fin homenaje a los héroes españoles que en Agosto de 1944 liberaron París de las garras nazis. Hace mucho que en Francia es bien conocido que fueron soldados republicanos españoles, quienes por primera vez entraron en la capital de Francia para liberarla de su ocupación. Eran miembros de la Novena División Blindada de la Francia Libre o “División Leclerc”, o simplemente “La Nueve”, como la llamaban los españoles. Soldados que tras combatir al fascismo en España se exiliaron a Francia, donde no fueron todo lo bien tratados que merecían. Aún así, en cuanto los nazis invadieron el país galo, no dudaron un minuto en retomar la lucha engrosando las filas del ejército francés.

Fueron muchos los españoles que, tras la derrota francesa, fueron deportados al Campo de Concentración de Mathausen, mientras que otros “se echaron al monte”, siendo el núcleo principal de lo que fue la Resistencia en los primeros años de ocupación. Otros, sin embargo, se alistaron en las fuerzas de la Francia Libre bajo las órdenes del general Leclerc y combatieron al Eje desde las tórridas tierras del Norte de África, hasta poner otra vez el pie en Europa.
Ayer las alcaldesas de Madrid y de París, rendían un emocionado homenaje a estos combatientes de la libertad (ante el único superviviente vivo de La Nueve). Ayer también, el terror volvía a golpear a Francia con otro atentado. Igual que en los años 40 del pasado siglo, hay que mantenerse unidos frente a la barbarie, fieles a nuestros principios de libertad. No será una lucha fácil, pero ganaremos. Frente a la intolerancia no sirven los atajos y si renunciamos a nuestros principios, entonces ellos ya habrían ganado.
Ayer también tuve ocasión de verme con mi compañera socialista Anne Hidalgo, alcaldesa de París. Ella, descendiente de una familia gaditana que se fue a Francia en busca de una vida mejor, sabe qué es lo que nos jugamos en Europa en esta ocasión, cuál es la encrucijada ante la que se halla el socialismo democrático en todo el continente y lo que se juega Europa entera en cómo de fuertes estemos los socialistas.
Para mí es un honor que Anne haya apoyado nuestro proyecto, que una referencia del socialismo europeo como ella, vea en él un motivo de esperanza. Ante hechos como los de ayer y como los que ha tenido que sufrir el pueblo francés en este último tiempo, quise aprovechar para trasmitirle también a Anne que los parisinos no están solos, que los franceses no están solos, que compartimos su lucha por la libertad. Como también es un honor más allá de lo expresable, que nuestro compañero Josep Borrell haya anunciado que me avalará como candidato a las primarias del PSOE. Josep es otro de los
titanes del socialismo europeo, una referencia intelectual de rango mundial. Gracias compañero, espero estar a la altura de tu confianza.
Eso último es lo que pienso cada vez que asisto a un acto con compañeras y compañeros de toda España. Da a veces vértigo sentir cómo se han depositado tantas esperanzas, anhelos, confianza, de tantos miles de personas. Ayer en Ibiza volví a sentir el calor de toda la militancia de las Islas Baleares, que se acercaron a compartir reflexiones con nosotros, a apoyar nuestra candidatura. Gracias compañeros, gracias compañeras, gracias a las plataformas de militantes que habéis mantenido viva la llama de la esperanza durante estos meses. Gracias.
Queremos ganar las primarias, para después acabar con la condena de cinco largos años de corrupción, precariedad y recortes
Si estaba seguro de haber hecho lo correcto cuando dije No a Rajoy hace unos meses, cuando preferí dejar mi acta de diputado a votar un gobierno de este PP, lo que estamos viendo en estos días no hace sino reafirmarme. Algunos en nuestra organización se equivocaron gravemente y con ello dieron carta de naturaleza a esa enorme montaña de corrupción que lastra al PP y que contamina toda su acción. Casi cualquier alternativa hubiera sido preferible a abstenernos, era nuestra responsabilidad explorar otras posibilidades hasta la extenuación.
Nunca nadie sabrá qué hubiera sido posible, porque hay quienes dinamitaron cualquier posibilidad desde dentro. Hay quienes no entendieron que la elección que el PSOE tenía que hacer, tenía un enorme componente ético. Espero que algunos, ante tantas evidencias, acaben por darse cuenta. A aquellos que hablan del “PSOE de toda la vida”, les digo que, en nuestros casi 140 años de historia, nunca este partido se abstuvo ante la precariedad, la corrupción y la desigualdad de la derecha
Quienes engrosamos este proyecto, queremos ganar las primarias para después acabar con la condena de cinco largos años de corrupción, precariedad y recortes que llevan sufriendo los españoles. Hoy vemos que el euro que se quitaba con una mano para los servicios públicos de Madrid, se ingresaba con otra en una cuenta opaca. Lamentablemente, eso no fue exclusivo de una región concreta de España, sino una tenebrosa generalidad.
Queremos ganar para ganar a la derecha. Estas primarias no van sobre si estamos más o menos a gusto con el compañero de enfrente, sobre si alguien nos gusta más o menos. Estas primarias van sobre si el PSOE se moderniza, o sigue por el contrario con las dinámicas que nos han llevado hasta aquí; sobre si nos abrimos otra vez a la sociedad, o nos convertimos en un club privado de difícil acceso. Van sobre si el PSOE puede ilusionar a quienes nos han votado y sobre si puede reconectar con quienes nos dejaron de votar. El PSOE ganador no puede ser solo un eslogan o una lectura sesgada de una estadística, el PSOE solo será ganador si conecta con la ciudadanía.
Lo dicen todas las encuestas: O primeros o terceros. La abstención ante el PP nos hundió y nos sitúo como la tercera fuerza política -y muy cerca de la cuarta- y la ilusión de la militancia nos llevará a ser primeros.
Yo digo Sí al cambio, Sí a la militancia, Sí a una sociedad y una política limpias.
¡Sí es Sí!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *