La cultura que nos une


Ayer tuve la oportunidad, entre acto y acto de campaña, de hacer un alto para acercarme al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA). Invitado y acompañado por Jaume Collboni -portavoz socialista de Barcelona- y Joan Francesc Marco – Secretario de Cultura del PSC-, visitamos la exposición del fotógrafo Xavier Miserachs, que durante estos días se exhibe en el MACBA.

Me gusta el arte, seguramente el provenir de un entorno familiar con sensibilidad cultural me haya ayudado a ello. Y para mí, la fotografía tiene un algo especial, mágico, esa instantánea que congela la vida por un momento y para la eternidad; entiendo muy bien lo que sentían esos pueblos que temían que la fotografía les robara el alma.

Me estremece especialmente la fotografía en blanco y negro. Una vez leí a una fotógrafa, no recuerdo el nombre, afirmar que en el blanco y negro estaba la verdad desnuda, que el color permitía camuflar muchas cosas.

Mientras admiraba instantáneas de esa Barcelona en blanco y negro, no pude evitar reflexionar. En primer lugar, en lo mucho que han avanzado Barcelona, Cataluña y España desde esa verdad que crudamente nos transmite el blanco y negro. Y en segundo lugar, que no puedo estar más de acuerdo con ese mensaje implícito que nos lanza Miserachs: una ciudad, un territorio, son sus gentes, las personas. Cualquier arquitectura, física o política, es una mentira desnuda sin el pulso del día a día vital de cada persona, de cada proyecto familiar.

Quiero dar las gracias a todo el personal del MACBA por su amabilidad y atención, pude así admirar y comprender mejor la obra. El MACBA es un museo en el que tiene participación el Ministerio de Cultura, de la que ha hecho dejación durante estos últimos años; como lo ha hecho con toda la Cultura en Cataluña, a la que el ministerio ha hecho independiente de facto. Nos extrañamos del alejamiento sentimental entre Cataluña y el resto de España, pero no solo hay separadores, por acción u omisión, en la comunidad catalana.

La Cultura no separa, une; la Cultura es una inversión en afecto que funciona mejor que 10 campañas electorales y que 100 arengas enfervorecidas. La Cultura, en diversidad, sumando la pluralidad en un proyecto común, es lo que nos permitirá retejer confianza y afecto, construir de nuevo juntos un gran país.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *