La responsabilidad del PSOE es proponer una solución al bloqueo político instaurado por Rajoy


La responsabilidad del PSOE es proponer una solución al bloqueo político instaurado por Mariano Rajoy, una solución que el PSOE debe proponer como alternativa que somos al PP. El PSOE no va a ser nunca una muleta del PP, nunca lo va a ser, será la alternativa al PP. Esa es la responsabilidad del PSOE con nuestra memoria, con nuestra historia, con nuestros valores, con nuestros principios y con nuestro programa.

El PSOE concurrió a las elecciones generales con varias promesas y compromisos para cambiar este país, como la derogación de la reforma laboral o de la LOMCE que son incompatibles con el hecho de que Mariano Rajoy esté al frente del Gobierno de España. La responsabilidad del PP era articular una mayoría que le permita gobernar en estos ocho meses con los deberes sin hacer. El problema es que la primera fuerza política en este país es incapaz de llegar a acuerdos con otras formaciones políticas, y eso es responsabilidad de Rajoy, no del PSOE.

En Bilbao apelé a la responsabilidad de Podemos y de Ciudadanos, que llegaron a la política diciendo que iban a cambiarla, que iban a regenerar la vida democrática en nuestro país, y resulta que con sus vetos cruzados lo único que están haciendo es bloquear el cambio y bloquear la regeneración democrática en este país. A ambas fuerzas les he pedido que se dejen de vetos cruzados y que nos pongamos a trabajar para lograr el gobierno del cambio que necesita nuestro país.

Ahora que arrecia tanto la crítica de la derecha política, económica y mediática, es cuando más evidente surge la verdad: y es que el PP y el PSOE no somos lo mismo, somos la alternativa, y vamos a defender siempre un proyecto autónomo del Partido Socialista.

Sobre el debate en Podemos entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón alrededor de la dureza de su discurso, repliqué al secretario general de Podemos que lo duro fue ver a una persona que se erigió diciendo que iba a acabar con el Gobierno de Mariano Rajoy votando con Rajoy en contra de un gobierno progresista presidido por un socialista. Emplacé a Pablo Iglesias a que no haga caso a Monedero,  se olvide de su obsesión de sustituir al PSOE, y trabajemos juntos por echar a Mariano Rajoy de La Moncloa.

Y al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que dice que con 85 escaños no se puede gobernar, le pregunté: ¿Y con 90 durante la pasada legislatura, que me apoyaste y apoyaste al PSOE para una investidura que fracasó como consecuencia del bloqueo de Podemos?

Son muchas las cosas que nos unen; es la regeneración democrática el denominador común de las tres fuerzas políticas del cambio, para echar a Rajoy y abrir una etapa de regeneración, de progreso, de justicia social, de recuperación de derechos y libertades que han sido cercenados como consecuencia de la mayoría absoluta del PP durante estos últimos cuatro años y medio. Merece la pena, levantemos los vetos cruzados y pongamos en marcha el gobierno del cambio que merece nuestro país.

En mi última participación en la campaña vasca, pedí la movilización de los socialistas y el apoyo para Idoia Mendía. En democracia el futuro no está escrito, y mucho menos nos lo van a escribir las encuestas de algún medio de comunicación dirigidas por algún partido político. El cambio es posible. La victoria es posible, y a partir del próximo 25 de septiembre, si hay un cambio en este país, es el que puede liderar Idoia Mendía como lehendakari.

Cada voto va a decidir, cada escaño va a contar; y por eso es muy importante saber a quién se vota; todos los votos que vayan al PSOE serán para defender el Estado del Bienestar. Tenemos que apelar al voto útil, y ese voto útil para garantizar que Euskadi durante los próximos cuatro años discurre por la senda de una Euskadi social y no una Euskadi soberanista es solo el PSOE el que lo puede garantizar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *