Lamento que Iglesias proponga una negociación exclusiva y excluyente. La puerta está abierta y la mano sigue tendida a Podemos


La puerta está abierta y la mano sigue tendida a Pablo Iglesias y a Podemos para que este partido se sume a las negociaciones con todas las formaciones políticas para poner fin al gobierno del PP y que construyamos un gobierno progresista y reformista.

En una rueda de prensa en el Congreso, tras mi encuentro con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, lamenté que esta formación, que se tilda de nueva, no haya entendido el nuevo tiempo político en el que vivimos y que Pablo Iglesias hoy me haya propuesto una negociación en exclusiva y excluyente, -que margine a Ciudadanos-, cuando tenemos que abrir un diálogo plural, abierto al resto de formaciones.

Pedí a Pablo Iglesias que reconsidere su postura y se una a la negociación con el resto de fuerzas políticas, porque las reformas que necesita nuestro país no puede liderarlas un gobierno frentista y porque quien estará contento con esta noticia de hoy es Mariano Rajoy.

Señalé que la alternativa, por mucho que el señor Iglesias diga, no es que yo tenga que escoger entre uno y otro, la alternativa es que gobierne el PP y como estamos de acuerdo en que lo mejor para este país es poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy hagámoslo posible siendo generosos todos para que eso no se produzca y tengamos un gobierno reformista, progresista, con el mayor respaldo político posible. Las fuerzas del cambio tenemos que pensar en el bien común y no en el interés partidista.

El PSOE va a poner en marcha ya todos los grupos de trabajo con el resto de partidos, con Ciudadanos esta tarde y la semana que viene con UP-Izquierda Unida y con Compromís, sobre cuatro ejes fundamentales: el primero, cómo crear empleo y cómo ayudar a nuestros empresarios y a nuestros autónomos; en segundo lugar, en cómo acabar con la desigualdad y la pobreza que sufren millones de españoles; en tercer lugar, cómo acabar con la corrupción y regenerar la vida democrática, y en cuarto lugar cómo resolver desde la reforma constitucional la crisis que se está viviendo en Cataluña.

Insistí en que la puerta está abierta y la mano sigue tendida al partido de Pablo Iglesias, pues los españoles no pueden esperar y tampoco quieren vetos ideológicos o partidistas. Vamos a negociar en plural con todas aquellas formaciones políticas que quieran cambiar y reorientar la política en nuestro país.

He dado un paso al frente por responsabilidad para con los españoles, que se merecen tener un gobierno cuanto antes y porque las fuerzas del cambio tenemos una enorme oportunidad de hacer las cosas mejor, de resolver los problemas de pobreza y de desigualdad que sufre la población española, de apuntalar el crecimiento y que llegue al conjunto de la población española, de limpiar de corrupción la vida política en nuestro país y, finalmente, de resolver la cuestión de Cataluña.

Señalé que sin embargo, ese paso al frente para propiciar ese gobierno progresista y reformista no lo puedo hacer solo y que la valentía y la responsabilidad que el PSOE asumió hace dos días de dar un paso al frente, desbloquear la situación e intentar construir entre todos un gobierno de progreso, reformista y de cambio exige también del concurso del resto de fuerzas políticas.

Solo no lo puedo hacer,- insistí- y por eso dije que teníamos que mirar a derecha y a izquierda y que teníamos que emprender entre todos un camino de humildad, responsabilidad, generosidad y cargado también de principios y de convicciones que tenemos todas las fuerzas políticas.  A todos hay cosas que nos separan y muchas que nos unen, sobre todo, una: que tenemos que poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy y del Partido Popular.

Aseguré también que aunque no se modifiquen las actuales posiciones, el debate de investidura se va a producir y que tendrán que ser otros los que expliquen por qué votan con el PP en contra de la investidura de un presidente socialista, que es radicalmente lo contrario a lo que representa Rajoy.

Preguntado por el apoyo que pueda recibir por parte de los partidos independentistas, ERC y DiL, reiteré que el PSOE no va a buscar su apoyo ni hará descansar el gobierno de España en quien aspira a romper España.

Nos encontramos ante un ejecutivo en funciones,-recordé- y por tanto, cualquier medida que el Gobierno vaya a tomar sobre la cuestión catalana, o cualquier otra posición que vaya a adoptar en un Consejo Europeo tan importante como el que se celebra a fin de mes exige que, cuanto menos, Rajoy descuelgue el teléfono, llame al PSOE y hable conmigo. Aún estoy esperando la llamada de Rajoy.

Es insuficiente, por no decir insultante, que el planteamiento que está haciendo el Gobierno es que no comparezca el presidente en el Pleno del Congreso para explicar cuál es la posición de su Gobierno respecto al Consejo Europeo y lo estén intentado llevar a una Comisión de Exteriores y quien comparezca sea el secretario de Estado de Asuntos Exteriores. Espero que el señor Rajoy rectifique y le llamaré para que tengamos una reunión la próxima semana.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *