Los promotores de la secesión traicionan la voluntad de la mayoría de los catalanes


La resolución que acaba de aprobar la mayoría secesionista de diputados en el Parlamento de Cataluña, supone el mayor desafío al orden constitucional de España y la más grave manifestación de desprecio y violación de la democracia en nuestro país.

Sus promotores y quienes les han respaldado en la sesión que acaba de concluir, traicionan la voluntad de la mayoría de los catalanes que, el pasado 27 de septiembre, negaron con su voto a la secesión de Cataluña de España y manifestaron su deseo de mantener y renovar la proyección institucional y política de una historia secular compartida.

El secesionismo pretende provocar tres fracturas, la primera, entre catalanes, la segunda, entre catalanes y sus hermanos españoles, y la tercera entre catalanes y el conjunto de europeos. Es una minoría la que pretende hurtar a la mayoría de los ciudadanos, la nacionalidad española, que les habilita para poder ejercer los derechos y libertades que la Constitución y las leyes les atribuyen.

22869910266_4a0673238d_o

El secesionismo ha situado fuera de la legalidad al Parlament de Cataluña, y lo deja sin legitimidad para el desempeño de sus funciones al violar, consciente y deliberadamente, la Constitución Española y el Estatut de Autonomía catalán, fuentes exclusivas de su existencia y de su actividad. Quienes hoy han decidido situarse a sí mismos y a las instituciones que representan, fuera de esa ley, han asumido una gravísima responsabilidad de la que deberán dar cuenta y hacer frente a sus consecuencias.

El Estado tiene el derecho y la obligación de adoptar las decisiones y medidas necesarias para restaurar el cumplimiento de la Constitución  y en esta hora decisiva para el ser y el futuro de España. Los socialistas proclamamos nuestro compromiso irrenunciable con la unidad e integridad de España como marco indivisible para el ejercicio de la soberanía nacional.

Además, el Partido Socialista apoya el recurso ante el Tribunal Constitucional anunciado por el Gobierno, para obtener la declaración de inconstitucionalidad de la Resolución aprobada por el Parlamento de Catalunya esta mañana. Y manifestamos nuestra voluntad de que se salvaguarden en su integridad los derechos y libertades de los ciudadanos de Catalunya, en los términos previstos en las leyes.

Llamamos a los ciudadanos a mantenernos unidos en torno a la defensa de la ley y el funcionamiento adecuado de las instituciones, y apelamos al sentido democrático de todos los responsables políticos para acordar un clima de diálogo y entendimiento en la defensa de los valores constitucionales.

Me reuniré mañana en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al que reafirmaré la convicción de los socialistas de que la mayoría de catalanes no quiere la secesión de Catalunya de España, y que dentro de la Constitución y del respeto a sus normas y procedimientos de reforma, es posible la renovación de las reglas de nuestra convivencia colectiva y la satisfacción ordenada de las aspiraciones ciudadanas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *