Más maestros, más recursos, más educación pública


Recuerdo que hace algo más de un año, después de resultar elegido secretario general del PSOE, visité el municipio valenciano de Alaquàs con el fin de solidarizarme con unas familias (los padres del Cremona) cuya única exigencia era conseguir educación pública y de calidad para sus hijos, un derecho que el gobierno del Partido Popular les estaba negando reiterada e injustamente. Con la siempre recurrente excusa de la crisis económica y aplicando su voraz y antisocial política de recortes, la Generalitat Valenciana había prescindido de 3.000 profesores en dos años mientras que cientos de niños estudiaban en barracones. Era vergonzoso imaginar que algo así estaba ocurriendo en nuestro país. Por eso, sentí la necesidad de estar cerca de esos padres valientes e inconformistas para decirles que en el centro de mis preocupaciones y prioridades siempre ha estado y estará la educación pública de nuestros hijos, y que el compromiso del Partido Socialista será el de dotarla de mayores recursos. En definitiva, más maestros, más recursos y más educación pública.

pedro-alaquas-padres

Hoy, cuando celebramos el Día Mundial de los Docentes, me siento orgulloso de los gobiernos de progreso que han revertido tantas situaciones injustas en torno a la educación de nuestro país. El gobierno valenciano que preside el socialista Ximo Puig ha puesto fin a un tiempo de recortes y los padres del Cremona han recuperado la unidad de 3 años que el ejecutivo anterior les quitó. La educación en la Comunidad Valenciana es hoy una prioridad.

A mi memoria viene también la firme decisión del nuevo gobierno socialista de Castilla-La Mancha de reabrir las decenas de escuelas rurales que el PP cerró de la noche a la mañana y sin contar con la opinión de nadie. A la derecha política poco le importó herir de muerte al mundo rural, despedir a un buen número de maestros y maestras y reubicar a los niños en otras escuelas situadas a kilómetros de distancia de sus casas y de sus familias. A nosotros sí nos importa. Con nosotros, con el PSOE, estas indecencias propias de la derecha se han terminado.

Y porque a nosotros sí nos importa, quiero recordar en este Día Mundial de los Docentes nuestra propuesta para alcanzar en la próxima legislatura el mejor acuerdo posible por la educación en España. Si los ciudadanos nos dan su confianza, me comprometo a lograr un gran acuerdo social y político que deje a la educación fuera del debate partidista, y a que la próxima legislatura sea la legislatura de la construcción, el entendimiento y el acuerdo.

Vamos a ser un gobierno que piense en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones, garantizaremos una oferta pública suficiente en todas las etapas educativas, lograremos reducir el abandono escolar y definiremos un suelo de inversión en todo el Estado del 5% del PIB. Mi gobierno será el que más presupuesto dedique a la educación de toda la historia democrática.

Vamos a luchar por el acuerdo, y aunque nunca vamos a abandonar por el camino nuestros principios y valores, pondremos por delante los intereses de la sociedad española, las necesidades de nuestros hijos y nuestro futuro como país. No queremos leyes de partido como la polémica LOMCE, una ley que se aprobó en solitario y contra todos y que tanto tiempo nos ha hecho perder. Por eso, en cuanto alcancemos el gobierno de España esa ley pasará a la historia y un gran acuerdo será el que marque la política educativa de los próximos años. Es mi compromiso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *