Preocupado por el silencio de Mariano Rajoy ante los casos de corrupción, le recuerdo que quien calla, otorga


En un acto en As Pontes (A Coruña) manifesté mi preocupación ante el silencio de Mariano Rajoy sobre los casos de corrupción de la formación conservadora y le recordé al presidente del Gobierno en funciones que quien calla, otorga.

Reivindiqué la ejemplaridad en la acción política, que consiste no solo en cumplir con la ley, sino en ir dos pasos por delante de la legalidad y asumir responsabilidades políticas cuando hay casos de corrupción que afectan en este caso al Partido Popular. Me preocupa que demos por buenos los silencios de Mariano Rajoy; me preocupa el silencio de Mariano Rajoy ante los problemas y los casos de corrupción de Barberá, de Camps, de Matas, de Granados, de Bárcenas, porque en política, y en la vida, quien calla, otorga, por eso me preocupan los silencios de Mariano Rajoy.

Hay que desterrar los casos de corrupción que indignan a la ciudadanía gallega y del conjunto de España, así como eliminar las mentiras de la vida política, que en el caso del PP son sistemáticas y se reproducen en cada ámbito en donde se presentan a elecciones.

Yo reivindico la coherencia, porque los partidos tienen que hacer lo mismo que dicen antes de las elecciones. El PSOE se presentó a los comicios nacionales de junio con un lema que decía sí al cambio, y ese sí también integraba muchos noes: no al empleo indigno, no a la pobreza laboral, no al desmantelamiento del Estado del Bienestar, no a la privatización de la sanidad pública, no a la corrupción, no a Mariano Rajoy; así de sencillo, y por coherencia eso lo vamos a cumplir.

Apelé a la movilización del voto progresista, porque el cambio es posible y si los socialistas acuden a las urnas el domingo Feijóo será un mal recuerdo esa misma noche. Mostré la papeleta del PSdeG en estos comicios y aseguré que la opción de Xoaquín Fernández Leiceaga significa acabar con el cartel de se vende en la sanidad pública gallega; apostar por una educación pública de calidad con libros de texto gratuitos; acabar con los copagos farmacéuticos y conseguir pensiones dignas que se merecen los jubilados de Galicia; va a significar apostar por el sector lácteo y por el sector primario en Galicia; por eso pedí el voto para el PSdeG, para que haya una Galicia más fuerte, una Galicia de derechos, de oportunidades y de libertades, con nuevas respuestas a los problemas que durante estos últimos años habéis padecido, y que tienen que ver con el desequilibrio territorial, con la despoblación, con la desigualdad, con el desempleo y con la necesidad de regenerar también la vida democrática en las instituciones gallegas.

En referencia al candidato conservador, afirmé que Galicia necesita un presidente que defienda vuestros derechos, vuestros intereses, no los intereses de otros, porque decir Feijóo es decir Rajoy, decir Rajoy es decir Feijoo en Galicia. Al fin y al cabo, Feijóo ha sido un delegado de Mariano Rajoy en Galicia.

A Mariano Rajoy le preocupa y le ocupa su sillón, y en eso coincide con Feijóo, porque lo único que le preocupa es el sillón de Rajoy. Por ello, emplacé a los electores a que acaben con esta dinámica y pongan al frente de la Xunta a alguien que anteponga siempre los intereses de los gallegos y las gallegas, como estoy seguro que hará Fernández Leiceaga. Votar a Feijóo es ofrecer a Galicia cuatro años más de lo mismo que habéis sufrido durante estos últimos ocho años; votar al PSdeG es ofrecer nuevas respuestas a los problemas cotidianos de vuestro día a día.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *