Sí a la creación de empleo, a recuperar la negociación colectiva, a la igualdad de mujeres y hombres y a la protección a los desempleados


Presenté en Sevilla un conjunto de políticas y medidas que conforman la estrategia del gobierno del cambio para hacer frente al gran desafío de la creación de empleo con derechos y para erradicar, de una vez por todas, la precariedad de las relaciones laborales.

En el desayuno informativo de Europa Press Andalucía, expliqué que con ese Plan, que se llama `Sí a un empleo digno con derechos´,  los socialistas decimos  SÍ a la creación de empleo de calidad que garantice una vida digna a los trabajadores; SÍ a recuperar la negociación colectiva; SÍ a la igualdad de mujeres y hombres en el acceso, mantenimiento y promoción del empleo, y SÍ a reforzar la protección a los desempleados.

Para la creación de empleo de calidad los socialistas propondremos un nuevo marco de relaciones laborales con un nuevo Estatuto de los Trabajadores, que sea una auténtica carta de derechos y, en consecuencia, supondrá la derogación de la reforma laboral del PP. También la subida del salario mínimo de 2016 en un 4% adicional y en siguientes ejercicios, aprobaremos subidas anuales suficientes para conseguir, en dos legislaturas, un SMI equivalente, al menos, al 60% del salario medio en España.

Asimismo, el PSOE plantea otras medidas para recuperar la protección de los trabajadores y su derecho a un tiempo de trabajo digno, como un Plan Contra la Explotación Laboral, que incluye reforzar la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en el control del cumplimiento de la normativa sobre jornada de trabajo; tipificar expresamente como infracción grave la realización de jornadas de trabajo superiores o fuera del horario pactado en los contratos a tiempo parcial; prohibir las horas complementarias voluntarias y limitar las pactadas, de forma que solo se permitan si se someten a convenio colectivo, si se aplican a trabajadores con contrato indefinido y con el tope del 15% de la jornada, e incluir las retribuciones por las horas extraordinarias en las bases de cotización por todas las contingencias protegidas por la Seguridad Social. Con la implantación de este plan se espera aflorar 78.000 empleos adicionales, al repartir parte del exceso de carga de trabajo fuera de la ley entre nuevos trabajadores.

El PSOE propone reducir a tres las modalidades de contrato de trabajo: un contrato de trabajo indefinido para la cobertura de puestos de trabajo estables; un contrato de trabajo temporal para la cobertura de puestos de trabajo temporales; y un contrato para la formación.

El segundo gran reto al que me comprometo es decir SÍ al diálogo social y la negociación colectiva, suprimiendo la prioridad absoluta del convenio de empresa sobre los convenios de ámbito superior, o recuperando la ultraactividad de los convenios.

El tercer compromiso es un rotundo SÍ a la igualdad laboral y salarial de mujeres y hombres, y para ello, entre otras medidas, el PSOE aprobará una Ley de Igualdad Salarial y reconocerá a todas las mujeres un bonus de dos años de cotización por cada hijo o hija a efectos del cálculo de las pensiones.

Yo apuesto por decir SÍ a la protección de los desempleados, hoy más desprotegidos que nunca tras cuatro años de Gobierno del Partido Popular, como cuarto reto. Para ello ampliaremos la cobertura por desempleo y el reconocimiento del derecho al subsidio por desempleo a los mayores de 45 años con cargas familiares, mujeres víctimas de violencia de género y personas con discapacidad. Y también recuperaremos el subsidio de desempleo para mayores de 52 años en las condiciones anteriores a la regulación restrictiva del PP.

Asimismo, para luchar contra el paro, planteo dos paquetes de medidas: por una parte, reforzar y reformar las Políticas Activas de Empleo, incrementado su dotación en 1.250 millones anuales, y  por otra, actuar con un plan de choque para reinsertar en el mercado de trabajo a los parados de larga duración y a los jóvenes desempleados con baja cualificación.

Se trata de un conjunto de reformas de calado, modernizadoras, que reflejan lo mejor de la socialdemocracia actual y se  inspiran en las mejores prácticas de los países más avanzados.

A preguntas de los periodistas, aseguré que volveré a someter a las bases del PSOE los posibles acuerdos a los que llegue con otros partidos, como ya hice con el acuerdo con Ciudadanos. A diferencia de otros, los socialistas consultamos sobre contenidos. Lo que votaron los militantes socialistas no fue una pregunta tramposa, que retorcía la realidad, lo que consultamos a los militantes socialistas fue un acuerdo con más de 200 medidas para mejorar la calidad de vida y el progreso de nuestro país. Por lo tanto, sobre esos presupuestos, yo lo seguiré haciendo.

De cara al 26-J, el adversario que tiene el PSOE no es ni Podemos ni el PP, nuestro desafío es acudir a votar, nuestro desafío es vencer a la abstención. El cambio es urgente en nuestro país. No puede esperar más y no se trata de cambiar por cambiar, sino de articular un gobierno que se haga cargo de las necesidades de los ciudadanos y que acometa una agenda de reforma de políticas públicas que sitúe a España como una referencia de progreso económico y cohesión social en la Europa del siglo XXI. A eso estamos llamados y tengo todas las ganas, la convicción, las ideas, los equipos y el proyecto para llevarlo a cabo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *