Tiendo mi mano para construir un futuro para la mayoría


Quiero trasladar un mensaje de confianza a los españoles y en particular a los catalanes: confianza en la democracia, que defenderemos con la ley en la mano, con firmeza y proporcionalidad y por eso manifestamos nuestro apoyo al recurso presentado por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional. Y confianza también en la política. Frente al secesionismo yo quiero ofrecer a la sociedad catalana mi mano tendida para que todos unidos, sobre la base de la igualdad y la solidaridad, reafirmemos la convivencia y la concordia, construyendo un futuro para la mayoría de catalanes y para el conjunto de españoles.

En una declaración realizada en la sede de Ferraz, tras mantener una reunión con el comité de expertos que han colaborado en la elaboración del programa electoral socialista, taché de mentira la afirmación de Mas sobre  lo bien que vivirían los catalanes fuera de España y de Europa. La precariedad y la desigualdad son consecuencia de la reforma laboral y los recortes al Estado del Bienestar que él apoyó, cuando no lideró. La reforma laboral y los recortes no tienen identidad sino ideología, la de la derecha, y el único partido capaz de poner fin a esa derecha es el Partido Socialista el próximo 20 de diciembre.

España puede y debe cambiar para fortalecer la convivencia ciudadana; todos unidos, respetando la ley y abriendo el espacio para el diálogo y la política que se ha cerrado en estos últimos cuatro años.

Este próximo fin de semana el PSOE celebrará la Conferencia Política que aprobará el Programa Electoral con el que los socialistas nos presentaremos las próximas elecciones generales. Un programa que me tomo como un contrato con los ciudadanos y las ciudadanas y que aborda los cuatro grandes desafíos que tiene nuestro país: el primero, el de la falta de oportunidades, sobre todo, de nuestros jóvenes y mayores de 45 años que están sufriendo el paro; la desigualdad también que sufren millones de españoles, sobre todo los más jóvenes, los niños y niñas, pero también las mujeres; la exigencia de recuperar la confianza en nuestras instituciones, de combatir y prevenir la corrupción que tanto daño está haciendo a nuestra democracia; y, por último, la convivencia hoy puesta en riesgo por el secesionismo catalán.

A estos cuatro desafíos, los socialistas damos respuesta en nuestro programa electoral. Con propuestas progresistas y realistas. Cuantificadas y, por tanto, posibles, que no se pelean con la realidad sino que aspiran a transformar esa realidad.

El PSOE apuesta por derogar la reforma laboral del PP y aprobar una nueva Carta de Derechos Laborales; aprobar un Ingreso Mínimo Vital que acabe con la pobreza que más nos duele, la pobreza infantil que afecta a 2 millones de niños y niñas en nuestro país; recuperar nuestros niveles de protección social y adaptar nuestro Estado del Bienestar a la sociedad española del año 2015; cambiar nuestro modelo de desarrollo para hacer frente al desafío global del cambio climático y recuperar la confianza en nuestras instituciones mejorando la transparencia, reforzando la separación de poderes, previniendo y siendo contundentes contra la corrupción. De lo que hagamos en la próxima legislatura dependerá de por dónde camine la España de las próximas décadas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *