Un gobierno del PSOE pondrá fin a la precariedad laboral, aprobará una ley de igualdad salarial, subirá el SMI y luchará contra el desempleo de larga duración


Si el PSOE es la primera fuerza política el 26-J habrá un gobierno socialista que ponga fin a la precariedad laboral, apruebe una ley de Igualdad salarial entre hombres y mujeres, suba el Salario Mínimo Interprofesional y luche contra el desempleo de larga duración que afecta a 2.700.000 españoles y españolas, con un Plan específico, aseguré después de que se conocieran los datos del paro del mes de mayo.

En un acto con militantes y simpatizantes en el tinerfeño Puerto de la Cruz, subrayé que el PSOE es el único partido que está hablando en esta precampaña electoral de soluciones y propuestas para afrontar los grandes problemas que tiene nuestro país, y no de sillones, siglas o banderas.

Desgrané  mis compromisos de crear en cuatro meses un Ingreso Vital Mínimo para los 720.000 hogares sin ingresos que hay en España; subir el 4% el SMI en el primer año de gobierno; aprobar un plan contra el desempleo de larga duración y para la acreditación profesional de jóvenes que reduzca la tasa de paro a la mitad en cuatro años; o blindar la financiación de las pensiones creando un recargo de solidaridad para que las grandes corporaciones y fortunas contribuyan más al fondo de reserva, y hacerlo en menos de un año.

También me dirigí a las mujeres que se sienten indignadas por los recortes que ha habido, para prometerles que, si gobierno, el PSOE aprobará una ley de igualdad salarial entre hombres y mujeres, porque no es justo que las mujeres tengan que trabajar hasta 70 días más al año para cobrar lo mismo que sus compañeros varones por realizar el mismo tipo de trabajo. También, vamos a construir un acuerdo político, institucional y social para poner freno  a la violencia de género.

En otro momento de mi intervención, me referí a la limpieza y la transparencia que existe en las cuentas del PSOE. Unas cuentas que están expuestas en la web del partido, mientras que para conocer las de otros partidos que van dando lecciones, hay que preguntar a los jueces de la Audiencia Nacional o a Bárcenas.

Yo soy un político en A, mientras que Rajoy es un político en B, porque lo tiene todo en B: el programa electoral, la financiación, la contabilidad…, y pedí a los asistentes al acto que eso no le salga gratis a Mariano Rajoy  el 26 de junio.

Estas no son unas elecciones más. A todos los socialistas de corazón, con o sin carnet, les pido que nos unamos en torno al gran partido del cambio que es el PSOE. Que no se quede nadie en casa, porque nuestro gran adversario es la abstención, y digamos ‘Sí’ alto y claro el próximo 26 de junio en las urnas, llenándolas de puños y rosas, y poniendo fin a este mal gobierno del PP.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *