Un golpe de realidad


Ayer en Irún tuve la oportunidad de compartir una videoconferencia con jóvenes expatriados en Reino Unido y Alemania, también estaba Rosa, una madre madrileña cuya hija está trabajando en Londres, en eso a lo que la ministra Bañez llama “movilidad exterior”. Compartir un rato con ellos no solo fue un golpe de realidad al que Rajoy nunca se sometería, a pesar de que mediaba una pantalla como al él le gusta, sino que me hizo imaginar por unos minutos lo que sienten millones de padres al poder ver solo a sus hijos a través de una pantalla y sentirlos tan cerca y tan tan lejos al mismo tiempo.

En la sesión de control al Gobierno esta mañana en el Congreso, le he pedido a Rajoy que dejara de leer papeles que le escriben con cifras cuyo único objetivo es maquillar la cruda realidad que padecen los jóvenes y que hablara desde el corazón para evaluar que futuro les está dando este gobierno. Pero lejos de tener algo de empatía con esas familias obligadas a comunicarse a través de una pantalla ha preferido tirar de autocomplacencia y triunfalismo para pasar el trámite. Rajoy ha dado una cifra que nada tiene que ver con la realidad, en 24.000 ha cifrado los jóvenes exiliados por la falta de oportunidades de este gobierno, cuando son más de 500.000. Maquillaje, manipulación … que más da, lo sustancial de este asunto es que a Rajoy no le importa este asunto y por lo tanto, su gobierno no está haciendo nada para solventarlo.

Por la tarde, ya en Churriana he podido charlar cara a cara con unos padres y madres cuyos hijos también habían emigrado y me contaban las dificultades por las que atravesaban sus hijos en un país nuevo, debido a un exilio no voluntario sino forzado por la falta de oportunidades de un país que ha invertido en su formación y que luego prescinde de su talento. El compromiso del PSOE con ellos es firme, desde cada uno de los gobiernos autonómicos socialistas vamos a poner en marcha planes de retorno del talento para que aquellos y aquellas que quieran vuelvan a su tierra para poder construir desde el presente, el futuro que este país se merece.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *