Rajoy “no entra” en la brecha salarial. Yo sí - Página de Pedro Sánchez Castejón
16527
post-template-default,single,single-post,postid-16527,single-format-standard,qode-news-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Rajoy “no entra” en la brecha salarial. Yo sí

 

En España hay en la actualidad más de 11 millones de mujeres que nacieron antes de 1975, en torno al 25% de la población total de nuestro país.

¿Por qué es relevante esa fecha?

Porque cuando esas mujeres nacieron, el Código Civil entonces vigente, todavía mantenía la licencia marital. Una disposición según la cual, por ejemplo, una mujer no podía disponer en libertad ni tan siquiera de sus propios bienes privativos sin consentimiento de su marido o firmar por sí misma un contrato de trabajo sin permiso de un hombre.

No me refiero, por tanto, a antepasados de un tiempo lejano. Estoy hablando de nuestras abuelas, de nuestras madres, de nuestras hermanas.

De una de cada cuatro personas en nuestro país, del aquí y el ahora, a las que las leyes de entonces condenaban desde la cuna a la desigualdad.

Son hitos que nos recuerdan tiempos no tan lejanos. Y que la causa de la igualdad ha tenido que derribar muros aberrantes en épocas muy recientes.

Convendría que reflexionara sobre ello quienes piensan, como Rajoy, que al gobierno no le incumbe la brecha salarial por la que una mujer, a igual responsabilidad, tiene peor retribución que un hombre; y muchos más obstáculos para desarrollar su carrera profesional.

Yo sí creo que la principal responsabilidad de un gobierno es luchar contra la injusticia.

Yo sí creo que un gobierno no puede inhibirse, quitarse de en medio y dejar que en la sociedad o en el mercado laboral se perpetúe la desigualdad.

Un gobierno que diga que no le incumbe, que no le importa, que no le afecta o que se resigna, es un gobierno inútil para la causa de la igualdad.

A mí sí me importa, me afecta, me incumbe. Y me ofende. Como socialista y como padre de dos hijas.

Pero también como hombre.