El alma del socialismo reside en aquellos que luchan, como José Luis - Página de Pedro Sánchez Castejón
16546
post-template-default,single,single-post,postid-16546,single-format-standard,qode-news-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

El alma del socialismo reside en aquellos que luchan, como José Luis

 

José Luis Velasco desarrolló la mayor parte de su vida laboral en una gran empresa del sector del automóvil, desde 1975 hasta su jubilación reciente.

Toda una vida en la que su compromiso en defensa de los trabajadores desde la UGT llega hasta la actualidad, cuando dedica su tiempo a mantener viva la llama de aquello que más defendió a lo largo de su vida: los derechos de los trabajadores y la garantía del sistema público de pensiones.

José Luis reflexiona sobre el drama humano al que se enfrentan no sólo los pensionistas del presente -los que han sufrido las subidas de miseria que no esconden pérdidas de poder adquisitivo- sino, sobre todo, los pensionistas del mañana.

Me cuenta cómo el agujero en la Seguridad Social se relaciona directamente con la reforma laboral que puso en marcha el PP, der la mano de aquél ministro que prometió en su día una reforma “extremadamente agresiva” a las autoridades europeas y que, tristemente, cumplió tal encargo al precio de condenar a nuestro mercado de trabajo a la temporalidad, la caída de los salarios y la desprotección de los trabajadores jóvenes que ahora se incorporan al mercado laboral en condiciones precarias.

Le escucho hablar de lo que representó el Pacto de Toledo en origen, de lo que supuso para la consolidación del Estado del Bienestar. Y de cómo la derecha ha ido liquidando los elementos que mejor lo identificaban para sembrar las dudas sobre su viabilidad futura, a partir de un discurso puramente ideológico.

De las palabras de este vallisoletano extraigo la conclusión de que el alma del socialismo reside en aquellos que luchan, no sólo por las condiciones de vida de un colectivo al que pertenecen-de los pensionistas del presente, por ejemplo- sino, por encima de todo, de los que vendrán; de la generación a la que pertenecen sus hijas.