Regular la eutanasia: una propuesta desde la sensatez y el rigor - Página de Pedro Sánchez Castejón
16724
post-template-default,single,single-post,postid-16724,single-format-standard,qode-news-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Regular la eutanasia: una propuesta desde la sensatez y el rigor

 

Hace unos días recibí un mensaje muy especial por correo electrónico. En apenas unas líneas, su autor me pedía que el PSOE honrase los compromisos adquiridos en las Resoluciones del 39 Congreso, y promoviera una iniciativa para regular la eutanasia en España.

Quien escribía esa carta lo hacía al dictado de una mujer incapacitada para hacerlo por sí misma. Una mujer que sufre una enfermedad especialmente cruel. Esa mujer era su esposa, su compañera de toda una vida. 

Tengo muy presente el recuerdo de ese mensaje en el día en el que el Grupo Parlamentario Socialista registra la Proposición de Ley Orgánica Reguladora de la Eutanasia en el Congreso de los Diputados.

Hoy, la sociedad española es lo suficientemente madura como para afrontar este debate desde la sensatez y el rigor. Existe además, un consenso social amplio en torno a la oportunidad del mismo, y tengo la certeza de que ha llegado el momento de abordarlo.

Esta iniciativa parte de la necesidad de establecer un debate sereno y riguroso sobre una materia que debe ser objeto de regulación por parte del Estado. Pero también es una iniciativa que quiere dar respuesta a la situación en la que se encuentran miles de familias, sometidas al sufrimiento en seres queridos de su círculo más cercano.

En España, el legislador autonómico –casi siempre bajo el impulso de gobiernos socialistas- ya ha dado pasos relevantes en la regulación del derecho a la muerte digna. Pero existe un silencio legal injusto ante situaciones que pueden no suponer un desenlace mortal cercano; pero que impliquen un deterioro físico o psíquico que la persona considere incompatible con su propia dignidad.

La respuesta del Estado ante esta realidad debe partir de una regulación rigurosa que establezca garantías y procedimientos adecuados para garantizar la libertad y autonomía de esta decisión. Ese es la gran aspiración de esta iniciativa. Abrir los ojos ante una realidad dolorosa que existe, que es real. Que forma parte de lo cotidiano para tantas familias en nuestro país.

Es inevitable vincular los grandes progresos en materia de derechos y libertades cívicas en España con la iniciativa y el impulso político que siempre ha tenido el PSOE en la extensión de las libertades civiles en nuestro país.

Hoy, aspiramos a acrecentar ese legado, partiendo del reconocimiento al derecho a una vida digna en toda su extensión. 

Y lo hacemos honrando nuestro compromiso político y la palabra dada.